Como curar el hígado graso no alcohólico?

Hígado-graso-también-conocida-como-esteatosis-hepática

Hígado graso, también conocida como esteatosis hepática, es una afección en el hígado que se caracteriza por la acumulación de ácidos grasos y de triglicéridos en las células hepáticas, es la enfermedad hepática crónica más común hoy en día.

 

Existen dos tipos de esteatosis hepática o hígado graso:

  • De origen alcohólico
  • Hígado graso no alcohólico

 

Antes se consideraba que el hígado graso, era producido únicamente por el consumo de alcohol excesivo o exagerado.

El hígado graso no alcohólico, se puede dar en personas con consumos altos en grasas y carbohidratos, pero bajo en proteínas, por lo tanto  es necesario llevar a cabo una dieta para hígado graso y obesidad.

Para prevenir el hígado graso es muy importante tener un estilo de vida saludable, evitando el sobrepeso y la obesidad, basado en el seguimiento de una dieta variada y equilibrada, rica en alimentos frescos, saludables, y baja en grasas.

Disminuir al máximo el consumo de grasas saturadas y trans, es muy beneficioso, para tener menos  probalidades de presentar colesterol alto y menos riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Consumir un exceso de grasas malas, dificulta el metabolismo después de las comidas, con el consiguiente aumento de la concentración plasmática de encimas hepáticas y de ácidos grasos libres.

Diagnosticar un hígado graso no alcohólico  es muy difícil, porque no hay unos síntomas claros y definitivos, lo que sí es frecuente, que las personas afectadas presenten síntomas como hinchazón abdominal después de comer (esteatohepatitis hígado inflamado), o digestiones pesadas y largas.

Síntomas de hígado graso más habituales:

  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen,
  • Hinchazón abdominal después de comer,
  • Digestiones pesadas,
  • Fatiga crónica.

Una selección adecuada de alimentos y complementos nutricionales, favorece la recuperación de los hepatocitos, las células hepáticas y hasta puede conseguir que el trastorno se revierta, según su fase de desarrollo.

Se requiere una dieta sana, con mayor fibra, restringir significativamente los azucares simples o refinados, reducir el consumo de harinas, restringir las grasas saturadas malas, hacer ejercicios y cero alcohol.

Llevar el control de las calorías es clave en la dieta, para favorecer la pérdida de peso.

Aumentar el consumo de fibra, en especial de cereales integrales. La fibra retrasa el vaciamiento gástrico y a la vez esto provoca una gran sensación de llenura, el cual contribuye a controlar el apetito y de forma indirecta ayuda a reducir el peso.

Además la fibra limita el incremento de la glucemia tras las comidas y ayuda a controlar la resistencia a la insulina, habitual en las personas afectadas con hígado graso.

Aumentar el consumo de ácidos grasos, como el Omega-3, los cuales se encuentran en algunos pescados como el salmón y la trucha, estos ácidos grasos están considerados como protectores del hígado. Cocinar con agua, al vapor, al horno o asados, son las maneras más saludables de preparar el pescado.

La mayoría de los mariscos tienen un contenido alto de grasas poliinsaturadas, que son muy saludables.

La ciencia médica revela que un aporte adecuado de Omega-3, en forma de complemento nutricional, es necesario para contrarrestar los efectos antiinflamatorios producidos por las grasas saturadas y trans, así como para reducir la esteatosis hepática.

Los bajos nivele circulantes de ácidos grasos Omega-3, se asocian con un aumento de la síntesis hepática de grasas, un aumento de la captación hepática de ácidos grasos libres circulantes y una disminución de la oxidación de ácidos grasos.

Los alimentos entran al hígado antes de pasar al resto del cuerpo. Por eso la dieta es el tratamiento más importante para el hígado graso.

 

Alimentos recomendados para un hígado sanoGranos-secos,-ofrecen-proteína-sin-el-colesterol-de-las-grasas-y-carnes.

  • La alcachofa,
  • Ajos en las comidas,
  • Papaya,
  • Limón,
  • Naranja,
  • Pepino cohombro,
  • Apio,
  • Zanahoria,
  • jenjibre,
  • Remolacha. La remolacha roja, aumenta el flujo de bilis y favorece la eliminación de los productos tóxicos del hígado.

  • El huevo por ser alto en colina es muy beneficioso
  • Tomar Café y Té verde previene que los triglicéridos se acumulen en el hígado.
  • El vinagre de manzana también suprime la formación de grasa.
  • La lecitina de soya es muy buena pero en vez de tomar un suplemento es mejor obtenerla naturalmente de alimentos como el chocolate negro.
  • Consumir pan integral, cereales de granos integrales, como el arroz, harina, sustituir los cereales en el desayuno por musli.
  • Incluir legumbres en la dieta 2 o 3 veces por semana, añadir verduras y vegetales a cada comida, sobre todo las de hojas verdes, son muy idóneas para la protección hepática. Los vegetales crudos, al vapor, asados u horneados.
  • Granos secos como las arvejas y las lentejas, ofrecen proteína sin el colesterol de las grasas y carnes.
  • El consumo de aceite de oliva virgen extra, rico en ácidos grasos monoinsaturados, como remplazo de los alimentos ricos en grasas saturadas.
  • En las aves, la pechuga es una buena alternativa, por su bajo contenido graso y alto contenido proteico. La forma más saludable de preparar es al horno y asada.
  • Elegir carnes magras
  • Prescindir de todo tipo de alimentos azucarados y recetas que contengan azúcar, como endulzante, en remplazo se puede usar la Stevia, incluso es conveniente evitar de forma temporal, la ingesta de frutas frescas muy maduras, por su aporte de fructuosa a la dieta.
  • Consumir leche descremada, no entera, evitar la nata, los quesos, la mantequilla, los embutidos, tocinos, carnes grasas, y repostería industrial que contenga aceite de coco, o de palma.

Evite las frituras al máximo, se recomienda que la dieta de un adulto incluya lo siguiente:

  • 3 onzas de granos integrales y 6 onzas de granos en total
  • 2 tazas de frutas no muy maduras
  • 2½ tazas de vegetales
  • 3 tazas de lácteos con bajo contenido de grasas.

 

La práctica de ejercicio físicos con regularidad, de ser posible cada día y durante al menos 30 minutos, es adecuado en todos los casos, dado que ayudamos a nuestro organismo a aumentar el metabolismo y a que elimine la grasa sobrante de nuestro cuerpo.

Es importantísimo reducir nuestro peso, poco a poco, con la ayuda de un nutricionista, mediante una dieta personalizada y adecuada a nuestras condiciones.

Cero alcohol, el alcohol es un tóxico para el hígado graso, eliminar el consumo de todo tipo de bebida alcohólica, como cerveza, vino, champan, incluido las bebidas alcohólicas de baja graduación.

 

Infusiones depurativas del hígado graso

Infusión-para-desintoxicar-el-hígado-grasoPuedes elaborar una infusión con alcachofa y diente de león, para que le ayude a desintoxicar el hígado. La alcachofa es especialmente útil a la hora de ayudar a que el hígado elimine la grasa acumulada en sus células de forma total y completamente natural y el diente de león, es un excelente depurativo del hígado y un maravilloso diurético.

Para ello debes hervir en un recipiente el equivalente a una taza de agua, y llevar a ebullición. Cuando el agua comience a hervir,  añade una cucharadita de diente de león y otra de hojas de alcachofa.

Deja hervir durante 3 minutos, para luego apagar el fuego, colar y dejar en reposo 3 minutos. Puedes beber 3 tazas de esta infusión al día, media hora antes de cada comida.

 

Cardo mariano

Su fruto contiene silidianina, silibina y silcristina, tres sustancias que, juntas, forman un complejo hepatoprotector El- cardo-mariano-actúa-de-manera-directa-sobre-las-células-del-hígado-grasoconocido popularmente como silimarina, la cual actúa de manera directa sobre las células del hígado, combatiendo las sustancias hepatotóxicas y regenerándolas.

Sus cualidades las puedes encontrar en tiendas naturistas como cápsulas de cardo mariano o extracto líquido.

Para elaborar una infusión con cardo mariano, solo tienes que hervir en un recipiente, el equivalente a una taza de agua. Cuando el agua empiece a hervir añade una cucharadita de  cardo mariano y deja hirviendo durante 3 minutos.

Pasado este tiempo apaga el fuego, tapa y déjala reposar. Finalmente cuela y bebe tres veces al día, media hora antes de cada comida.

 

Nota: El médico será quien valore la necesidad de tomar o no un suplemento de ácidos grasos como Omega-3, así como la dosis y la duración del tratamiento complementario del hígado graso.

Esta información es netamente informativa, por lo tanto es importante consultar un médico.

Como curar el hígado graso no alcohólico?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *